El ramo: uno de los detalles más románticos