Las mujeres detrás de los dictadores marcaron sus rumbos