'Los juegos del hambre, en llamas muestra cómo nos hemos endurecido'