Rey Juan Carlos, a punto de perder la corona