¿Qué hay de verdad en el flechazo?