Así sería una buena carta para el niño Dios/ Cesar Borja