'Belleza futura' lleva a Tokio tres décadas de moda