Consumir 3 tazas de café reduce el riesgo de muerte un 10 por ciento