La voz de un aturdido Michael Jackson protagonizó primer día de juicio