Santiago Alarcón, en constante evolución