Marcela Mar, heroína de su propia historia