Panamá, el país de los rascacielos