Carolina Gaitán, entre la carrilera y la guaracha