Escándalos amorosos e infidelidades, la nueva moda en Hollywood