Ya no hay excusa para seguir tomando malas decisiones