Álex Mejía, triunfador en casa