Freddy Guarín, patea con el corazón