Camilo Vargas, y su espíritu guardián