Faryd Mondragón, el guardameta inmortal