Amor y fidelidad, ¿van unidos?