¿Cuándo vivir sin sexo es una disfunción y cuándo una opción de vida?