Irina Shayk, mucho más que la novia de Cristiano Ronaldo