Máxima, una reina sin cuna de oro