Cirugías y ejercicio son también el objeto de la vanidad masculina