Los hombres cada vez se afeitan más, y no precisamente la barba