El miedo alargaría el trabajo de parto