Pacientes con VIH más propensos a morir de un ataque cardiaco