Vello femenino, un tabú