La gente de clase alta tiende a comportamientos menos éticos