A sus diez años, princesa Aiko va sola al colegio y superó el matoneo