Shakespeare, el símbolo del que los británicos se sienten más orgullos