Paul McCartney emerge con un ballet inspirado en la pureza del océano