En las parejas estables los malos hábitos se contagian, según estudio