¿Por fin dejamos la anorexia en las pasarelas?