Estados Unidos, del 'come para luchar' a la lucha por comer menos