Crean un club muy especial para aficionados al pez más tóxico: el fugu