Diego Trujillo, el ‘estafador’ más divertido