Estefanía Borge: valiente, bella y perfeccionista