Petting, el nuevo ʻbluyineoʼ