Daniela Chica y David Espinosa, carpinteros de corazón