Roberto Manrique: la nueva obsesión de la TV colombiana