Poco sexo, a gozar el apagón: por Poncho Rentería