Eduardo Verástegui: célibe y más atractivo que siempre