Siempreviva, la ópera prima de Klych López