Mi adoración por las mujeres... por Poncho Rentería