Blanco y negro, dupla inmortal