Tiempo de mirar a los ojos… por Diego León Giraldo