El valor ‘glam’ de lo hecho a mano