Faryd Mondragón, un caballero dentro y fuera de la cancha