No necesitó ni forzar la puerta para robar a las Kardashian